Di NO a la Otitis con Tapones a Medida.

La otitis, una de las enfermedades más frecuentes del verano, se manifiesta por la aparición de infecciones de la piel del conducto interno del oído que desencadenan la llamada otitis externa. En esta entrada veremos cómo prevenirla con tapones a medida.

Afecta por igual a ambos sexos, pero los niños, debido a su mayor tiempo de exposición al agua, suelen ser especialmente sensibles a padecerla.

Las causas de la otitis son el calor ambiental, la humedad local (baños) y la excesiva sudoración, y puden ser de dos tipos:

  • Bacterianas, causadas por una infección de la piel. Se tratan con gotas antibióticas tópicas que se ponen en el interior del oído, aunque a veces es preciso recurrir a antibióticos orales y antiinflamatorios.
  • Fúngicas, o provocadas por hongos, son parecidas en sus síntomas, pero no producen tanto supuración o dolor, sino, sobre todo, picor. Para su tratamiento se utilizan tópicos locales a base de antifúngicos líquidos y no antibióticos.

Para prevenir la otitis, es fundamental usar tapones de baño a medida. Y olvidarse de los bastoncillos de limpieza, así como de introducir en los oídos utensilios para el rascado.

Para protegerse de la otitis, y más si se practican deportes acuáticos, o se tienen hábitos o estilos de vida que impliquen los ambientes húmedos, es importante contar con una buena protección para los oídos.

En FisioAcustic aconsejamos Swimmet, de Beltone, tapones de baño a la medida del oído del paciente, que evitan cualquier entrada de agua y protegen los oídos del paciente frente a cualquier agente externo.

Disponemos de tapones para cada canal auditivo, en una divertida paleta de colores a un precio aún más llamativo.

 

 

Elegir los tapones adecuados

Aunque se recomiende, forma general, el uso de tapones de baño a medida, no todos valen, y deben cumplirse ciertos requisitos para garantizar la estanqueidad en el conducto auditivo.

La mejor opción, sin duda, son los tapones de silicona hechos a medida por las siguientes razones:

  • Ofrecen mayor superficie contra la entrada del agua al cubrir el área del hélix y el Conducto Auditivo Externo (CAE).
  • No sobresalen del pabellón auditivo ni, en caso de golpe accidental, llegarían a dañar el tímpano, gracias a su diseño.
  • Mayor adaptabilidad al movimiento de apertura y cierre de la boca
  • El material es hipoalergénico y de calidad suficiente como para resistir un uso intensivo de manipulación sin posibilidad de roturas ni deterioros, tal como exige la limpieza a la que deben someterse tras cada uso para evitar infecciones reiteradas.
  • Flotan, por lo que en caso de caída (muy improbable, sólo si se han colocado de manera incorrecta), será sencillo recuperarlos.

En caso de padecer perforaciones timpánicas, el uso de estos tapones resulta obligatorio hasta la completa regeneración del tímpano.

Si finalmente optamos por unos tapones de baño de silicona a medida, hay que tener en cuenta que:

  • El oído taponado sumergido a gran profundidad puede resultar dañado por la presión
  • El conducto auditivo cambia durante el crecimiento, por lo que hay que revisar los tapones y rehacerlos nuevamente siempre que sea necesario.
  • Se les atribuye una atenuación del sonido de 25dB, por lo que el usuario oirá menos.